Plaza de los Mártires

El 24 de julio de 1944, la ciudad de Montauban se despertó horrorizada y espantada, descubriendo el siniestro espectáculo de cuatro hombres colgados espalda con espalda de las dos acacias, situadas en el paseo frecuentado por los Montalbanais.